Area de Profesores!

                      SAN JUAN DEL PUERTO (HUELVA)

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player


 

Principios Pedagógicos

 

Los principios pedagógicos que inspiran nuestra tarea pueden insertarse en la concepción constructivista del aprendizaje y de la enseñanza. La incorporación de competencias básicas a nuestro currículo, que nos permitan poner el acento en aquellos aprendizajes que se consideren imprescindibles, desde un planteamiento integrador y orientado a la aplicación de los saberes adquiridos en el desarrollo.

Algunos aspectos sobre los que hemos dialogado y debatido de forma especial y que pensamos que nos afectan directa¬mente son:


a) La incorporación de las competencias básicas a nuestro currículo dando significatividad a los contenidos

Nuestro esfuerzo de preparación y desarrollo de la actividad educativa se dirigirá a ofrecer contenidos de aprendizaje que tengan sentido para el alumnado y se relacionen con los esquemas de conocimiento ya incorporados por nuestros alumnos y alumnas. Esto nos exige constatar que los niños y las niñas estén preparados para aprender el contenido que les propongamos, que los objetos de aprendizaje sean coherentes y lógicos y que los alumnos-as estén suficientemente motivados para realizar la actividad del aprendizaje.

La búsqueda de ideas previas, la detección de caren¬cias, la conexión con otros conceptos de la materia o de otras disciplinas, el carácter experiencial del pro¬ceso de enseñanza/aprendizaje los consideramos como punto de partida para nuevos aprendizajes, etc.

Fundamental nos parece que todo el desarrollo curricular gire en torno a TAREAS que faciliten la adquisición de capacidades, con el consiguiente desarrollo de competencias. Es una forma esencial de motivación hacia al aprendizaje y una forma que crea cambios metodológicos.

b) La funcionalidad de los aprendizajes

En este sentido hemos considerado importante hacer ver al alumnado la «aplicabilidad» y utilidad de lo aprendi¬do en las situaciones concretas de la vida cotidiana de cada uno de ellos y como elemento imprescindible para la consecución de nuevas metas intelectuales.

c) La superabilidad de los objetivos


Creemos que un elemento motivador y de refuerzo constante es la programación de objetivos superables, no sin cierto grado de dificultad, tanto por la dificultad intrínseca del concepto o del procedi¬mien¬to objeto de aprendizaje como por el tiempo disponible para su asimilación. La prisa no es buena compañera de actividad discente.

d) Preparación de la clase

Consideramos importante la preparación rigurosa y sistemática de las actividades para que lo que propongamos a los alumnos-as les estimule en su tarea de aprender y no les desmoralice o aburra. La preparación evita la improvisación y la carencia de rigor, y facilita la adaptación del trabajo a la capacidad de los alumnos y alumnas.

e) Atención constante

Esta atención la ejercitaremos mediante la presencia y cercanía a nuestros alumnos-as, estableciendo con ellos una relación que les anime, les dé confianza, seguridad, y promueva en ellos-as la creación de una autoimagen positiva. En esta presencia cuidaremos la observación y la colaboración con cada alumno-a de acuerdo con sus necesida¬des y dificultades. La atención hará hincapié en el apoyo y el estímulo de los aspectos de su conducta.

f) La búsqueda del equilibrio

En el desarrollo del Proyecto Curricular vamos en busca del desarrollo armónico de la personalidad del alumno-a y el orden lógico en la estructura de sus conocimientos; del equilibrio y la ponderación en los objetivos formativos y cognitivos y del desarrollo compensado de las materias. El equipo de maestros y maestras se esforzará en utilizar estrategias didácticas en las que el contenido, sus niveles de dificultad, los procesos intuitivos y los conceptualizadores, así como el conjunto de ilustraciones, ejercicios y actividades, se complementan y refuerzan. Buscaremos el equilibrio entre la capacidad del alumno-a, la cantidad del contenido que ha de aprender y el tiempo disponible. La ponderación de cada una de las partes de las áreas, que varían en extensión y profundidad, refleja la importancia de su contenido y las dificultades de asimilación que la expe¬riencia docente ha comprobado.

Queremos que nuestro Proyecto Curricular sea equili¬brado entre dos conceptos de enseñanza: el que se centra en el proceso y el que se centra en el producto. En el primer caso interesan los procedimientos, los métodos de aprendizaje, las técnicas de trabajo y las habilidades deseables en el alumno-a; en el segundo, los conocimientos adquiridos de forma significativa y su aplicabilidad a la vida y a la adquisición de otros nuevos.